Chitosán: el "atrapagrasas"

Articulo extraido del blog de Tegor Sport https://tegorsport.wordpress.com

 

 

Es probable que las fiestas navideñas sean las fechas más propensas para coger algún que otro kilo de más, porque, quien más quien menos, todos realizamos algún “extra” en lo que se refiere a la alimentación, añadiendo a nuestra dieta productos que habitualmente no tomamos y que elevan la aportación calórica, bien porque comemos más de la cuenta: comidas y cenas con la familia, compromisos con los amigos, etc., o incluso, porque dejamos momentáneamente de lado nuestra habitual rutina de entrenamientos.

Frente a estas expectativas, nunca está de más contar con un aliado que nos permita pasar por esta particular “prueba de fuego” sin que se produzcan determinados estragos en nuestro cuerpo. Y en este sentido, el chitosán tiene mucho que decir.

El chitosán es un aminopolisacárido que deriva de la chitina, un polímero natural que se extrae del esqueleto de los crustáceos marinos. Posee la capacidad de atrapar la grasa en el interior del tubo digestivo, para que no sea absorbida por el cuerpo. Vendría a actuar a semejanza de una esponja, formando un agregado que ni se absorbe ni se digiere el cual, al llegar al estómago y encontrarse en un medio ácido, atrae los lípidos presentes en él, para eliminarlos posteriormente por las vías naturales. De este modo, una parte de la grasa ingerida a través de la alimentación, al ser “atrapada” por el chitosán, se transforma en no absorbible y, en consecuencia, no aporta ninguna caloría. El chitosán puede llegar a captar hasta cinco veces su propio peso en grasa e inhibir la absorción de entre un 15 y un 20 por ciento de la grasa consumida mediante la alimentación.

El chitosán resulta especialmente adecuado antes de tomar determinados alimentos ricos en grasas saturadas, algo muy común en las fiestas navideñas, tales como fritos, productos amasados, carnes rojas, embutidos o determinadas salsas como la mayonesa, entre otros. Es conveniente no tomarlo mucho antes de las comidas, ya que su acción se produce en un medio ácido, como lo es nuestro estómago durante la digestión. De lo contrario, restaríamos gran parte de su efectividad.

Por tanto, si estas navidades no queremos que los excesos gastronómicos nos jueguen una mala pasada, recurrir al chitosán puede ser una buena estrategia para conseguirlo.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
C/Garcilaso 171 - 08027 Barcelona © Puro Impacto SL

Llamar

E-mail

Cómo llegar