La Glutamina

L-Glutamina

 

La L-Glutamina es un aminoácido no esencial porque el organismo puede sintetizarla por sí mismo; sin embargo cuando el cuerpo se encuentra en estado de estrés es considerada por algunos como un aminoácido esencial. Se sintetiza a partir de los aminoácidos valina e isoleucina.

 

La L-Glutamina ayuda a mantener una salud adecuada, ayudando incluso a reducir el nivel de enfermedades comunes en los culturistas, como la gripe o catarro, la cual se ha comprobado que con el uso de L-Glutamina se va reduciendo de un 50 a un 23%, e igual sucede con los riesgos de infecciones adquiridas por virus..

 

Es muy abundante en el tejido muscular y en la sangre. Aproximadamente el 60% del depósito total de aminoácidos intramusculares está compuesto de glutamina. En reposo, este aminoácido se utiliza para el mantenimiento de las defensas del organismo y el buen funcionamiento del intestino, con lo que, además de prevenir las infecciones facilita la absorción de los nutrientes de la dieta.

 

Sin embargo, durante algunos estados catabólicos (infecciones, cirugía, traumatismos, etc.) y, sobre todo, durante esfuerzos deportivos de alta intensidad y duración, el organismo también la utiliza para desintoxicarse de productos que se producen como consecuencia de la destrucción de sus propias proteínas (catabolismo proteico), y llegado el caso, si disminuyen las reservas de glucógeno muscular y hepático, como fuente de energía.

 

Los niveles de glutamina en sangre aumentan durante los ejercicios prolongados y/o de alta intensidad para, posteriormente, sufrir importantes descensos durante el periodo de recuperación, tardando varias horas en recobrar los niveles existentes antes del ejercicio.

 

Por lo tanto, la L-Glutamina previene el sobreentrenamiento y además, reduce al mínimo la destrucción de las propias proteínas musculares y facilita la recuperación de los niveles hepáticos y musculares de glucógeno (acelera la recuperación entre ejercicios).

 

Pero el trabajo más importante de la L-Glutamina es el de neutralizar el efecto destructivo causado por el cortisol (hormona catabólica) sobre el tejido muscular durante los periodos de entrenamiento intenso. Entrenar es un proceso catabólico que conlleva a la ruptura y destrucción del tejido muscular y por lo tanto, el crecimiento del mismo. Se ha comprobado en diferentes estudios que la L-Glutamina neutraliza el efecto catabólico o de destrucción del tejido celular causado por el cortisol, el cual se segrega en grandes cantidades durante el entrenamiento; y que tiene como objetivo crear una into0xicación celular y finalmente una destrucción de las células. En los atletas que ingieren glutamina, ésta provoca que al neutralizar el efecto nocivo del cortisol en vez de las células ser destruidas, se produzcan conjuntos o paquetes de células y por lo tanto cree un volumen mayor de tejido; que es lo que hemos denominado como “voluminización muscular”, causada por el efecto de la L-Glutamina.

 

Efectos de la L-glutamina

 

La glutamina, a parte de aumentar la masa muscular, la fuerza y mejorar la recuperación, tiene otros efectos que son:

 

-          Aumenta la retención de nitrógeno, sobre todo si va combinada con una adecuada ingestión de calórica y de calorías.

-          Favorece de manera notable la acumulación de glucógeno muscular.

-          Eleva la concentración de hormona de crecimiento y de bicarbonato.

-          Ejerce un efecto anticatabólico que se opone a la degradación muscular.

-          Aumenta el agua intracelular creando un “hinchazón celular”, favoreciendo de esta manera el anabolismo proteico.

 

La suplementación con L-Glutamina crea un efecto llamado “Cell Swelling” o hinchazón celular. Los músculos se hacen más grandes y llenos por el incremento del agua intracelular. Esto no da un aspecto “fofo”, sino de plenitud muscular porque el agu ano está fuera sino dentro de la célula muscular. Después de la administración de L-Glutamina se ha comprobado que aumenta la concentración de L-Alanina, L-citrulina, L-Histidina y L-Arginina. También hay una notable absorción de aminoácidos ramificados por parte de los músculos, lo que también favorece la recuperación y crecimiento de nuevas fibras musculares.

 

La suplementación con L-Glutamina es adecuada para todos aquellos que les interesa aumentar de masa muscular, adquirir más bombeo muscular y una mejora de la recuperación tras los entrenos.

 

 

 

 

Analizando los estudios científicos  disponibles de la L-Glutamina, llegamos a la conclusión de que hay que añadir una serie de sustancias para mejorar la absorción y posterior utilización de la L-Glutamina como son:

 

-          Incluir carbohidratos: esto mejora la utilización y el transporte de L-Glutamina en la célula muscular. Tomando carbohidratos mejoraremos aún más la acumulación de glucógeno muscular que promueve la suplementación con L-Glutamina y también mejora el transporte hasta el músculo en un 40% debido a la presencia de insulina.

-          Suplementarse también con picolinato de cromo mejora la acción de la insulina haciendo más estables los niveles de azúcar en sangre y mejorando la utilización de glutamina.

-          Añadir taurina e inositol ayudará a aumentar aún más la retención de agua intracelular “Cell Swelling” que parcialmente es el responsable de los efectos anabólicos de la L-Glutamina en el músculo esquelético.

-          Calcio, sodio y manganeso son utilizados para mejorar la absorción. El manganeso es un precursor de la L-Glutamina y actúa como un importante cofactor para la síntesis de L-Glutamina en nuestro organismo.

 

Beneficios de la L-Glutamina

 

-          Aumenta los niveles de la hormona del crecimiento.

-          Reduce los niveles de estrés causados por el ejercicio.

-          Mejora el sistema inmune.

-          Previene el deterioro muscular.

-          Aumenta los niveles de nitrógeno en la sangre.

-          Ayuda a mantener los niveles de salud adecuados, ayudando incluso a reducir el nivel de enfermedades comunes en los deportistas, como la                gripe.

-          Neutraliza el efecto destructivo causado por el cortisol sobre el tejido muscular durante los periodos de entrenamiento intenso.

-          Incluso en dosis elevadas no presenta síntomas de toxicidad.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
C/Garcilaso 171 - 08027 Barcelona © Puro Impacto SL

Llamar

E-mail

Cómo llegar