Respeto a los deportes, base fundamental para triunfar

Siempre nos quejamos en España, que fuera del Futbol, salvo algunos deportes que sobreviven como el Básquet, Tenis y pocos más, que el resto de deportes no se les da bombo desde los medios de información y acaban siendo para minorías. Pero, ¿es que solo sabemos echarles las culpas a otros? ¿No podemos, por una vez, realizarnos una autocrítica a nosotros mismos?....

Hace un par de años, visite los USA, viaje a California principalmente, pero acabe viajando hasta la otra costa, un viaje que duro cerca de 1 mes, y disfrute del deporte como nunca antes… ¿Por qué? Pues aquí expongo mi teoría; Durante ese corto mes de viaje, me fue suficiente para ver cómo se disfrutaban y vivían los deportes. Cualquier persona con la que hablábamos alucinaba con todos los deportes, y exaltaba a sus deportistas de elite, por ejemplo alucinaban que X jugador de Baseball pudiera lanzar la pelota a más de 160 km/h, o que X deportista de halterofilia marcara nuevos retos de alzamiento de peso, o alucinaban con la UFC y sus luchas de MMA. Ni una sola vez escuche una crítica o comentario despectivo hacia deportes que no les entusiasmaran o como pasa en España, criticar a un deporte que ni se conoce, solo por lo que se imagina uno en su cabeza… Allí la gente admira a todo aquel deportista que realiza algo que a priori una persona normal no puede hacer. Algo así como el arte, normal que hoy en día se haya perdido el interés y se desprecie el arte, con las mierdas que se exponen, como los cuadros sin arte ninguno expuestos por “artistas” como Miro & Company, las figuras de formas con hierro compuestas de curvas dignas del aluminio que sirve para cerrar el pan de molde, que adornan nuestro país, o como el mismo Picasso decía de sus obras (excepto en su época azul) “soy un prostituto del arte, a mí me piden mierda, yo les hago mierda”. ¿A que me refiero con este apunte de arte?, y es que cualquiera que no conozca de arte, cuando observa en directo un cuadro como Las Meninas de Velázquez, o cualquiera de las estatuas de Arno Breker o Michelangelo, simplemente se queda sin palabras, porque tal perfección, tal preciosidad creada por el hombre, y que por mucho que te esfuerces, solo lo ha podido ser realizada por un prodigio de la naturaleza, uno entre un millón. Este concepto, sobretodo en el estado de California de los Estados Unidos, la gente lo aplicaba al deporte, ellos admiraban a prodigios de la naturaleza que son capaces de correr más que otros, que son capaces de levantar más peso que otros, que son capaces de luchar y ganar a otros, o como esto miles de ejemplos. Coincidimos con la disputa de uno de los cinturones de la UFC donde un norte americano defendía el cinturón, estábamos en medio de Hollywood, y todos los bares llenos hasta la bandera, nosotros concretamente un garito llamado Cabo Cantina, disfrutamos de las MMA como si en España se tratara de la final del Mundial FIFA, con aproximadamente unos 20 televisiores repartidos por todo el local, y hasta la policía asomados desde fuera del bar, sin perderse detalle de los combates.

 

Todo este tostón anterior, fue mi experiencia, pero cuál es la autocrítica hacia nosotros, los españoles…. Pues principalmente debemos combatir la envidia que existe por la gran parte de la sociedad. Tenemos deportistas de elite que en España son desconocidos, pero que en el extranjero son coreados, pero ¿porque? Gran parte de la culpa la tienen los medios de desinformación, efectivamente, ya que ellos mismos son los primeros en realizar el vacío, lo mismo que ocurre con la política, que ya lo dijo X familias en su día, que “si se controlan los medios de información, la sociedad es manejable como un rebaño de ovejas”… pero sin entrar en temas políticos, en este artículo lo que quiero es hacernos reflexionar a nosotros mismos, a los ciudadanos. ¿Por qué tanta envidia? ¿Por qué tanto odio? En nuestro país lo más común cuando vemos a un deportista que corre más que otro, que salta más, o que es más fuerte,… antes de admirar sus proezas viene la siguiente afirmación (no comentario); “yo con toda la mierda que se meten y lo que cobran, también lo aria…”. Y eso sí, la mayoría te dicen esto con cigarro y cerveza en mano y sin estar dispuesto a pagar la entrada a ningún evento que no este de moda o vaya la gente de forma masiva… Los deportes de contacto son un punto aparte que son despreciados por la cobardía y desconocimiento de muchos, al afirmar (tampoco pensar) que los boxeadores o luchadores son locos, con pocas neuronas y/o quinquis varios. Y ya no hablemos del Culturismo y la suplementación, el deporte más practicado del mundo, en el que todo el mundo “entiende y lo sabe todo” y en el que la mayor parte de usuarios de gimnasio o personas sedentarias, desprecia en lugar de admirar a las estrellas de este deporte, y es que ni analizan la capacidad de sufrimiento, de superación, de esfuerzo,… nada, te dicen que “les da asco ese físico”, o otros que te dicen “que no quieren practicar este deporte porque no se quieren poner como ese (y te señalan a Dennis Wolf o a Jay Cutler…)” y sobre los suplementos deportivos ya es un show escuchar las burradas que se llegan a leer o escuchar, como que son drogas o productos químicos,…. mientras que no son mas allá que leche en polvo o hiervas como las que tienen muchas herboristerías (a los que les interese el tema tenemos otro artículo en este blog destinado a dar a conocer los suplementos a usuarios que desconozcan sus propiedades). Pero así somos en España, que preferimos comernos un producto de bollería relleno de aceite de palma y grasas transgénicas, pero tenemos los huevos de desprestigiar al chaval deportista que está tomando productos de lo más sanos posibles para ser aún mejor deportista y alejarse de la mala vida que nos rodea hoy en dia en las calles…

 

El problema radica principalmente aquí, que nos hemos vuelto una sociedad envidiosa hacia todo aquello que no podamos logar sin esfuerzo, una sociedad llena de odio, que si vemos algo que no practicamos nosotros o vemos difícil de lograr, de forma sistemática intentamos hacerle el mayor daño posible y destruirla con nuestros comentarios, no sabemos ni el porqué, ni realmente conocemos nada de ese deporte, pero hay que despreciarlo todo lo que se pueda.

 

Es deber de todos luchar contra esta corriente de opiniones, sobretodo de los que amamos los deportes en todas sus expresiones, y que admiramos a aquellos milagros de la naturaleza que aparecen esporádicamente y nos hacen disfrutar aun mas y de forma especial los deportes. Es deber nuestro, aun que individualmente hagamos poco ruido, pero si todos ponemos nuestro grano de arena, conseguiremos que el abanico de deportes se abra y que nuestros deportes favoritos tengan su eco en nuestro país. Si estáis de acuerdo con aquí lo expuesto, compartir este artículo en vuestras redes sociales.

 

Martí Nadal
Puro Impacto Barcelona

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
C/Garcilaso 171 - 08027 Barcelona © Puro Impacto SL

Llamar

E-mail

Cómo llegar